lunes, 21 de enero de 2008

Nora Roberts, la novelista que surgió durante una tormenta



La prolífica escritora Eleanor Marie Robertson Smith Wilder, o más conocida como Nora Roberts, nació en 10 de octubre de 1950 en Estados Unidos, precisamente en Silver-Spring, condado de Montgomery, estado de Maryland. Es la menor de cinco hermanos. En su hogar el amor por los libros y la cultura estuvieron presentes desde siempre. Esto ejerció una poderosa influencia en su formación. Estudió algunos años en un colegio de monjas y posteriormente se caso, muy joven, con Sr. Smith y fue a vivir a Keedysville, condado de Wasington, también en el estado de Meryland, donde trabajó un tiempo como secretaria. Pero tras ser madre, decidió dedicarse por completo a sus dos hijos, Jason y Dan, y a su esposo. Lamentablemente su matrimonio no funcionó.
En 1979, durante una tormenta que la mantuvo aislada por el lapso de una semana con sus hijos, de seis y tres años, Nora comenzó a plasmar en el papel una de las tantas historias que zumbaban por su cabeza. Durante años sus manuscritos fueron rechazados uno tras otro, pero en 1981, fue aceptada su primera novela titulada Fuego irlandés, libro que se convirtió en un éxito. En 1985 conoció a Bruce Wilder, a quien le había encargado unas estanterías para poner libros. Juntos viajaron por todo el mundo y abrieron una librería. En la actualidad Nora, tiene cinco hijos, aunque sigue encargándose de muchas de las labores del hogar, escribe todos los días desde las ocho de la mañana hasta las cuatro y media. “Siempre tengo miedo de que si dejo de escribir, se me olvidará hacerlo”, dijo a un periodista la prolífica escritora. Sus novelas están especializadas en el sub-genero contemporáneo donde esta considerada una maestra, y aunque escribe novelas de una sola historia su especialidad son las sagas o series. Asimismo es considerada una maestra del suspenso romántico. Lleva publicadas más de 150 novelas en las que combina hábilmente el romance, la intriga, la aventura y el misterio, se calcula que vende 13 novelas por minuto. ¡Y pensar que todo comenzó con una tormenta! Ha recibido muchos de los más importantes premios literarios que se conceden en los Estados Unidos, alcanzando los primeros puestos en las listas de éxitos de prestigiosas publicaciones como The New York Times y Publishers Weekly.En 1986, era la primera autora incluida en el prestigioso Hall of Fame de los escritores americanos de novela romántica más importantes. Además, ha recibido siete veces la medalla de oro de los escritores románticos americanos, seis veces el premio Romantic Times de los críticos y cinco veces el premio Waldenbooks a los autores de best-sellers. En 1991 recibió el premio Waldenbooks a toda una carrera y el premio Romantic Times de fantasía romántica a toda una carrera. Las novelas románticas las escribe como Nora Roberts, una abreviatura de su nombre y su apellido de soltera. También escribe una saga de suspense "In Death" (En la Muerte ), bajo el seudónimo de JD Robb, las iniciales corresponden a los nombres de sus hijos mayores, Jason y Dan, y el apellido es una abreviatura de su apellido de soltera."Uno de los beneficios de ser escritora es que puedo hacer lo que quiera... en mis libros. No tengo que arriesgar mi vida cuando puedo meterme en la piel de mis personajes, que sí lo hacen. He resuelto crímenes, tenido trillizos, nadado en lo más profundo del océano, me he caído de acantilados y he actuado en Broadway. No está mal, ¿no?", escribió la prolífica escritora. ¡Y pensar que todo comenzó debido a una tormenta!

Julio césar cháves
escritor78@yahoo.com.ar

1 comentario:

evangelina dijo...

Yo veo a la duda como una cortina de humo que se genera en el mismo momento en que uno comienza a pensar o buscar. esta cortina se disipa cuando encontramos la respuesta a nuestro pensamiento o búsqueda; o bien cuando entramos en convicción de que lo que creemos - bueno o malo - es lo que nos sustenta. Si dudo, es porque pienso, y si pienso... existo.
Les dejo una frase que me dijo una persona a la que admiro y quiero. Me dijo...Ev, alimenta tu fe para que tus dudas se mueran de hambre