sábado, 8 de mayo de 2010

Consecuencias de la infidelidad en la pareja

La infidelidad deja consecuencias desastrosas.
Siembra la semilla de la desconfianza y nada
Vuelve a ser como era antes. La pareja deja de
Ser lo que era. Nada permanece igual.


Frances M. Berman, especialista en psiquiatría para adultos del Centro Médico Monte Sinai, Miami, dijo que cuando se es infiel se rompe algo especial que para algunos no puede ser sustituido. Se destruye la confianza, produce inseguridad y hasta hay quienes se dejan manipular por su pareja, haciéndola sentir responsable por la traición. Berman insiste en que ser desleal puede cambiar la vida por completo. De acuerdo a su experiencia, la orientadora Gina de Castelblanco sintetiza: “La infidelidad es clavar un cuchillo en el corazón del otro. Dejar de ser infiel es sacar el cuchillo pero recuperar la confianza es curar la herida y esta nunca se cura de un día para otro. A veces creemos que cuando se acaba la infidelidad todo está arreglado y nos olvidamos de aquella herida en el corazón”.
La infidelidad no tiene excusas. Sea cual sean las razones que llevaron a que uno de los miembros de la pareja le sea infiel al otro, es un acto de irresponsabilidad, de desamor, y de engaño descalificante. Las consecuencias de la infidelidad son morales y en ocasiones van más allá de esto, produciendo crímenes, asesinatos, golpizas y múltiples formas de violencia. La infidelidad es una de las principales razones de porque se rompen las parejas hoy día. Meterle los cuernos al otro quita la confianza. Los especialistas aseguran que la infidelidad no sucede espontáneamente, siempre hay motivos que la provocan, como intentar satisfacer las carencias de la relación por cuestiones sexuales, emocionales o intelectuales.Algunas de las razones más frecuentes suelen ser: 1. La desvalorización. Si la pareja comienza a abandonarse y a la vez nos relacionamos con personas diferentes, es probable que elijamos inconscientemente a alguien como nuevo compañero/a. 2. La monotonía. Una pareja inmersa en la rutina y en el aburrimiento se puede terminar a causa de un encuentro con un tercero/a que llegue y nos encante con el misterio, gracia y riesgo que necesita la relación. .3. La vida sexual insuficiente. Si a pesar de existir un gran amor, en el lecho no se encuentra la contrapartida, surgirán los deseos de relaciones sexuales con otra persona. 4. Idealización de la pareja. Hay quienes llevan a cabo todas sus fantasías sexuales con un amante y no con su pareja por sentir pudor o sostener el concepto de 'decente'. 5. Sentimos amenazada nuestra libertad. Cuando la pareja se encuentra asfixiada o existe miedo de perder la independencia se intenta liberar cometiendo actos de infidelidad. 6. Alarde de poder. Por haber obtenido poder, dinero y una posición social, hay quienes sienten que se han ganado el derecho a tener un mayor potencial sexual con el sexo opuesto.
La infidelidad deja sus indelebles huellas en el alma de los que la practican. Al dejarse controlar por este tipo de engaño, los individuos se hacen espectadores de la destrucción de su vínculo afectivo. Se puede decir que son pocos los casos de recuperación del vínculo después de una rotura de pareja debido a un engaño. El corazón del victimario y la victima se dañan para siempre. Quizás la relación continua por un tiempo por compromisos colaterales a la relación, pero a la larga brotan los resentimientos y el rencor hace acto de presencia, provocando desunión, desamor, indiferencia, incredulidad, destrucción. Las infidelidades quedan grabadas a fuego en la mente de las personas. A veces se perdonan, pero no se olvidan. Severo Catalina sentencia: “La mujer perdona las infidelidades, pero no las olvida. El hombre olvida las infidelidades, pero no las perdona”.


Julio César Cháves. escritor78@yahoo.com.ar www.juliochaves.blogspot.com
Publicar un comentario