miércoles, 28 de mayo de 2008

El cáncer intelectual


Los argentinos consumimos televisión de mala calidad, sin contenido, donde imperan programas chabacanos, vulgares, obscenos, pornográficos. Un ejemplo de televisión basura es Showmatch, donde mujeres con cuerpos esculturales exhiben sus cuerpos a través del baile y el striptease. Al creador de este programa y otros programas con las mismas características, lo único que le importa es el dinero y el poder. Con este fin explotan a un público voyeur y exhibicionista. El término voyeur (mirón) proviene del francés y encierra en buena medida su excitación en el hecho de esconderse para observar, en otras palabras, no ser descubierto genera una emoción que incrementa el placer que produce lo que se está viendo.

La televisión es un cáncer intelectual. Cuando una persona mira programas de televisión donde hay exhibicionismo es porque tiene deseos de “violar” la intimidad ajena. A través del exhibicionismo mediático las vedettes obtienen satisfacción sexual mediante la exposición de sus partes. A los productores de televisión basura no les interesa la cultura ni la moral, lo único que les interesa es el dinero. Por eso recurren a la demagogia comunicativa, desvirtuando el auténtico sentido de la comunicación. Vale recordar que el término demagogia significa, en palabras sencillas, “decir a otros lo que quieren escuchar” o “dar a otros lo que quieren recibir”.

La demagogia comunicativa es común en el ámbito político y es un arma de uso cotidiano en la televisión basura. El uso de recursos bajos como el exhibicionismo, el escándalo, la grosería, atenta contra lo axiológico, la racionalidad. Los productores de televisión tendrían que revisar sus motivaciones e intenciones y tendrían que pensar en el mismo país donde ellos explotan a un público voyeur van a vivir sus hijos y sus nietos. Repito lo que dije unas líneas arriba: La televisión es un cáncer intelectual. Creo que necesitamos extirparlo de nuestras vidas. “La televisión es el primer sistema verdaderamente democrático, el primero accesible para todo el mundo y completamente gobernado por lo que quiere la gente. Lo terrible es, precisamente, lo que quiere la gente”, dijo el escritor y director de cine inglés Clive Barrer.

Julio césar cháves escritor78@yahoo.com.ar

No hay comentarios.: