domingo, 20 de mayo de 2012

El poder de las expectativas positivas

Lo que viene hacia nuestra vida es lo que esperamos. Si esperamos cosas buenas, amigos agradables, experiencias favorables, trabajo abundante, seguramente eso es lo que obtendremos. Alguien dijo que “Cualquier cosa que usted espere, si la espera seguro de sí mismo, se convierte en una profecía que se cumple a sí misma”. Las expectativas condicionan nuestro futuro. Si creemos que iremos de victoria en victoria, seguramente cosecharemos bienestar. Todo tiene que ayudarnos a estar bien, incluso los problemas que se nos presenten. Esperemos lo mejor. Esperemos que nos pasen cosas buenas. Escucho diariamente a gente que se queja de que le pasan cosas malas. Tienen deudas, enfermedades, depresión, escases, aburrimiento, vacío, hastío, falta de sentido. Y lo más triste de todo es que no se dan cuenta de que todo esto que les sucede esta intimamente relacionado con sus expectativas. Una actitud negativa y un vocabulario negativo jamás pueden traer resultados positivos. Si queremos que nuestro porvenir sea de bendición, es necesario que cambiemos nuestra forma de hablar. Es necesario que comencemos a hablar apropiadamente. Es necesario que comencemos a hablar bendición. El poder de la vida y la muerte esta en nuestra lengua. Hablemos bendición y tengamos expectativas positivas y seguramente solamente nos pasarán cosas buenas. Las expectativas positivas nos garantizarán nuestro éxito. Julio césar cháves escritor78@yahoo.com.ar www.juliochaves.blogspot.com
Publicar un comentario