lunes, 4 de abril de 2011

No le temas al fracaso

Muchas personas no hacen nada nuevo porque temen fracasar, temen hacer el ridículo. Una característica distintiva del exitoso es la productividad. Thomas Edison registró 1.093 patentes. Para garantizar una gran productividad, estableció cupos de ideas para sí y para sus ayudantes. Nunca le tuvo miedo al fracaso. De hecho, fracasó muchísimas veces. Al igual que Edison nosotros no debemos temerle al fracaso. Debemos establecer metas específicas, medibles, cuantificables. Seguramente vamos a encontrarnos con muchos fracasos o errores, pero a la larga vamos a tener éxito. Para alcanzar la excelencia seguramente vamos a cometer errores o producir cosas mediocres, pero también vamos a hacer cosas extraordinarias.
Pensemos en nuevos proyectos. Hagamos nuevos emprendimientos. Combinemos y recombinemos ideas, imágenes y pensamientos en diferentes modos, no importa cuán incongruentes o insólitos sean. Las leyes de la herencia sobre las cuales está basada la moderna ciencia de la genética, son obra del monje austriaco Gregorio Mendel, quien combinó las matemáticas y la biología para crear una nueva ciencia. De la misma manera nosotros podemos combinar ideas, pensamientos, visiones, proyecciones mentales. www.juliochaves.blogspot.com
Publicar un comentario