sábado, 5 de junio de 2010

Bernardo Stamateas: “Todos necesitamos autosuperación”


Sus enseñanzas son prácticas y adquieren cada vez más influencia en Argentina. El martes llega a Mendoza el hombre que ha sabido unir la autoayuda con la palabra de Dios. Las cosas del creer.

Best seller del género de la autoayuda, Stamateas prefiere hablar de autosuperación.

Sé libre de los críticos. No idealices. No esperes nada de nadie”, aconseja Bernardo Stamateas en ese best seller cuyo título suena más a rock que a autoayuda: “Gente Tóxica”. Haz crecer tu potencial, repite como estribillo en “Autoboicot”. No te conformes con menos de lo que soñaste, apunta en su último boom, “Resultados extraordinarios”. Éxito es la palabra que más se repite en sus páginas, puro combustible espiritual para encender, en el otro, la sana ambición de creer en sí mismo. Licenciado en psicología, terapeuta familiar, sexólogo y pastor moderno, Bernardo Stamateas se ha convertido en los último años en ‘gurú mediático’, guía de famosos y fenómeno editorial. Difícil pedir más: aunque él prefiere definirse, más bien, como motivador. Un hombre que piensa que los males sociales se pueden conjurar, bajo el poder del verbo, descartando el ‘no valgo nada’ y queriéndose de veras. Pues a diferencia de las teorías luminosas que suenan evanescentes a la hora de encarar un drama concreto, las enseñanzas de Stamateas son pragmatismo puro. Lo suyo, se sabe, pasa por focalizar como a través de un microscopio espiritual nuestras trampas más comunes (‘no me lo merezco’; ‘sé feliz tú, no yo’; ‘mejor malo conocido que bueno por conocer’) para metamorfosearlas en ideas de autosuperación. A los 43 años, con más de 40 libros en circulación, programas en la radio, en la TV, y ciberpresencia en la red, su imagen se erige como la de un catalizador de las tensiones modernas. ¿Estás deprimido? ¿No te valoras? ¿La gente te agrede o te manipula? Siempre sereno, Stamateas sabe cómo hacer que su palabra estimule al lector, al oyente y al internauta bajo en autoestima. Es más: a todo aquel que quiera, para sí, un plus de actitud. Los que aún no lo conocen tendrán pronto su oportunidad: el martes, Bernardo Stamateas estará presentando en esta ciudad dos de sus más celebrados libros. Ofrecerá, eso sí, dos conferencias consecutivas, libres y gratuitas (una a las 20, otra a las 21 en el cine Recreo, Pedro Molina 110, Guaymallén) donde expondrá los conceptos de “Gente Tóxica” y “Resultados Extraordinarios”. -¿Qué diferencia hay entre tu mensaje y el resto de los discursos que circulan en el mundo, hoy? -Apunto a una temática que me gusta llamar autosuperación, o crecimiento interior, porque la palabra ‘autoayuda’ hace más referencia a alguien que necesita auxilio y puede colocarnos en un rol de víctimas; la superación, en cambio, es algo que necesitamos todos, significa que, siempre, podemos apuntar a más y estar mejor. La ‘autoayuda’ es como otros géneros -ciencia ficción, investigación, managment- y cada uno tiene sus lectores. Nadie puede decir que un género es mejor que otro. -¿Cómo combinás la psicología con la palabra de Dios? -Es interesante la pregunta, ya que muchas personas creen que la fe y la psicología son opuestos, cuando en realidad se complementan. La ciencia enriquece la teología y la teología enriquece la ciencia. Todos los “cables” a tierra que podamos tener para mejorar la calidad de vida son ¡bienvenidos! Hoy en todos lados se trabaja interdisciplinariamente. -Si se descubre una verdad reveladora ¿por qué no ‘donarla’ gratuitamente a Internet para evitar el lastre de ‘estafa’ o ‘comercio espiritual’ que suele adherirse a los libros de autoayuda? -Hay mucha gente que envía gratituamente ideas, estudios, y aún libros por la red (nosotros lo hacemos a más de 50.000 personas de 23 países cada semana) y que da seminarios gratuitos, pero también es lógico que los escritores de todos los géneros también puedan publicar sus obras con la fuerza de una editorial y el respaldo de la misma. -¿Cuál es tu mirada acerca de los temas más controversiales (en cuanto a sexualidad o derechos humanos) de la sociedad actual, digamos ‘el aborto’, ‘la homosexualidad’, ‘el abuso’, ‘la discriminación’? -Dos palabras para cada tema. Creo que el aborto siempre es una experiencia traumática en la cual la persona necesita todo el acompañamiento emocional y espiritual. Nosotros trabajamos con mujeres jóvenes en recuperación y el estado post traumático es realmente muy difícil de superar. Respecto de la homosexualidad creo que toda persona es responsable de sus decisiones y actos. Hay personas que la eligen y personas que hoy practican la homosexualidad pero no se sienten bien por eso, y no saben cómo salir de ella. Respetamos la elección del primer grupo y ayudamos al segundo. El abuso, tan tristemente común por estos días, genera traumas muy fuertes; las víctimas deben animarse a hablar y como sociedad somos responsables de darles espacio y confianza para que lo hagan. Estamos trabajando en red con AViVi (Asociación de víctimas de violación) en red para dar contención. Respecto de la discriminación creo que el que discrimina se discrimina a sí mismo. Lo que criticamos en el otro es porque está dentro nuestro. Como me veo te veo. Cuanto más sanos seamos por dentro menos prejuicios y discriminación tendremos. -¿Creés que se puede erradicar la violencia del hombre? -La ira es una emoción natural, universal y normal, la violencia es una conducta patológica y debe ser erradicada. Creemos que se trabajar dando cursos y enseñando a manejar la ira de manera constructiva y sana. -¿En dónde pensás que radica la eficacia de tu mensaje, en la ‘fuerza’ de la palabra, en el ejemplo a seguir, en la empatía, o en la fe? -Lo que escribo es algo práctico y entendible. La gente no quiere teorías en el vacío sino principios prácticos que puedan ayudarlo a expandir su mente y su fe. Por Mariana Guzzante - mguzzante@losandes.com.ar


Publicar un comentario