viernes, 1 de noviembre de 2013

Del buen sentido del humor a la felicidad


 

El humor es un arma para enfrentar con libertad las adversidades. Sonreír nos permite saborear las cosas sencillas. Reírse de uno mismo es aceptarse, valorarse, amarse. La vida es hermosa y hay que vivirla con buen sentido del humor, pues esto nos permite vivir momentos más vivificados, más puros, más apetecibles, Ciertos individuos pasan todos sus días quejándose de todo y de todos. Si hace calor se quejan. Si hace frío se quejan. No hay nada que les venga bien. Siempre están mal. Siempre hay algo malo. Si son felices se sienten infelices y si son infelices se sienten bien. ¿Quién los entiende? A esta gente le hace falta tener un poco sentido del humor. El humor no es reírse de alguien sino reírse con alguien. La vida es un gozo permanente. Es verdad que hay personas que nunca sonríen, pero también es cierto que hay personas que viven transfiriendo buen humor. Esas son las personas que me agradan. Esas son las personas que me ayudan a disfrutar de la vida y a reírme de mi mismo. Lin Yutang dijo: “Saber reír es un signo de cordura y sabiduría”. Y Umberto Saba expresó: “El humor es la forma suprema de la bondad”.


 

  La risa, el humor, los chistes sanos, son armas que tenemos a nuestra disposición para lidiar con las situaciones difíciles de la vida. Tener buen sentido del humor es ser una persona inteligente. La risa es un remedio, vivifica el rostro, fortalece el alma, solidifica los vínculos, engrasa las relaciones humanas. El humor fomenta alegría, buen estado de ánimo, tranquiliza el espíritu, ayuda a hacer la vida más amena. El buen humor no tiene nada que ver con la burla, pues burlarse de otra persona es cometer un deliberado acto de crueldad. El humor une, fomenta lo positivo, crea puentes entre un alma y otra. El humor sano alarga la vida, la mejora. Muchos individuos piensan que ser serios implica ser aburridos, apáticos, apocados, rígidos de ánimo. Pero esto no es verdad, ya que conozco muchas personas serias que viven riéndose de todo sanamente. Hay individuos que son tan serios que si se ríen podrían correr el riesgo de morirse de risa. ¡Que negativas son las personas que nunca se ríen! Leopoldo Marechal escribió: “No hay situación, por solemne o trágica que sea, a la que no le vea el lado cómico”. Además, Louis Vincent Thomas expresó al referirse a la pérdida de un ser querido: “Sólo hay tres formas de luchar contra la muerte de un ser querido: el amor, el recuerdo y el humor”. Woody Allen también dice: “Humor es la tragedia mas tiempo”.

 

  Cuando portamos buen humor podemos disfrutar de lo que somos, podemos gozar la vida, aprovechar los momentos al máximo, vivir la verdadera libertad del corazón. El humor es cosa seria, pues de él depende la vida. Sin humor estamos muertos en vida. Estamos totalmente inmersos en el mar de los negativismos de los mediocres. El humor nos permite estar juntos. Quizás usted no sonríe porque le faltan algunos dientes. Por favor, sonría de todos modos. Los dientes no importan. Lo importante es sonreír, gozar, disfrutar, vivificar los huesos. A. Herzen dijo: “La risa contiene algo revolucionario”. Leopardi agrega: “Aquel que tiene el valor de reír es amo del mundo”. Martín Amis finalmente nos cuenta: “La risa es una forma de castigo y denuncia”.

 

  Ahora, ¡A mostrar los dientes! Obviamente, el que los tiene…
Publicar un comentario