domingo, 13 de octubre de 2013

Tus confesiones determinan tu destino


 

 
“…la lengua es un miembro pequeño, pero… ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!”. Santiago 3:5.
  

    Alguien dijo que el principal vehículo tanto de las bendiciones como de las maldiciones son las palabras. Si confesamos bendición seguramente seremos bendecidos por el Señor, pero si confesamos fracaso y derrota, entonces vamos a fracasar y viviremos una vida miserable.
  Lo que confesamos con nuestros labios determina nuestro destino. La palabra de Dios dice que la vida y la muerte se encuentran en el poder de la lengua. Somos lo que confesamos. Dios nos ha prometido bendición, salud y abundancia y somos nosotros quienes tenemos que creerlas y confesarlas para que el pueda bendecirnos. Así que si queremos que el Señor mueva su mano a nuestro favor, tenemos que confesar sus promesas, creerlas y llamar lo que no es como si fuese.

 

Julio césar cháves
Publicar un comentario