martes, 20 de marzo de 2012

CHARLA NUMERO UNO Curso: Cómo ser un buen comunicador 90% de dedicación 10% inspiración Ideas prácticas para una comunicación eficaz


90% de dedicación
10% inspiración
Ideas prácticas para una comunicación eficaz

1-¿Qué es la comunicación? ¿En que consiste? La comunicación es un emisor que transmite un mensaje a un receptor. El Receptor es alguien a quien va dirigida la comunicación y realiza un proceso inverso al del emisor, ya que descifra e interpreta los signos elegidos por el emisor; es decir, descodifica el mensaje. La comunicación es el proceso mediante el cual se puede transmitir información de una persona a otra. Los procesos de comunicación son interacciones mediadas por signos entre al menos dos agentes que comparten un mismo repertorio de signos y tienen unas reglas semióticas comunes. Tradicionalmente, la comunicación se ha definido como "el intercambio de sentimientos, opiniones, o cualquier otro tipo de información mediante habla, escritura u otro tipo de señales". Todas las formas de comunicación requieren un emisor, un mensaje y un receptor destinado, pero el receptor no necesita estar presente ni consciente del intento comunicativo por parte del emisor para que el acto de comunicación se realice. En el proceso comunicativo, la información es incluida por el emisor en un paquete y canalizada hacia el receptor a través del medio. Una vez recibido, el receptor decodifica el mensaje y proporciona una respuesta. El funcionamiento de las sociedades humanas es posible gracias a la comunicación. Los seres humanos intercambiamos mensajes todo el tiempo. Somos comunicadores por excelencia. Napoleón Bonaparte dijo: “Con nuestras palabras gobernamos el mundo”.

2- ¿Cuál es el destino de nuestro mensaje? Dar un discurso persuasivo no tiene que ver solamente con el entusiasmo o usar PowerPoint sino que requiere un mensaje bien dirigido hacia un destino. Desde un punto de vista técnico se entiende por comunicación el hecho que un determinado mensaje originado en el punto A llegue a otro punto determinado B, distante del anterior en el espacio o en el tiempo. La comunicación implica la transmisión de una determinada información. Naturalmente tiene que haber algo que comunicar, un contenido y un proceso que con sus aspectos previos y sus consecuencias motive el Mensaje. Las circunstancias que rodean un hecho de comunicación se denominan Contexto situacional (situación), es el contexto en que se transmite el mensaje y que contribuye a su significado. “Algo es bello en relación con su contexto”, Riman Jakobson. Trabajemos el mensaje que tenemos pensado dar, mejorémoslo, revitalicémoslo, contextualicémoslo. Si realmente queremos que nuestro mensaje llegue a el destino prefijado es necesario que nos preparemos, estudiando, analizando, observando, ideando, creando, acertando, enfocando, fomentando, comunicando, transmitiendo, diciendo, persuadiendo, dando nuestro mensaje siempre con frescura, vitalidad y originalidad. En su autobiografía Tal como soy, el evangelista de renombre mundial Billy Graham cuenta que cada vez que él llegaba a una ciudad de cualquier parte del mundo a predicar, leía los diarios locales para saber que sucedía en la ciudad en la que se encontraba y ver cuales eran las necesidades de los ciudadanos de cada ciudad.
3-¿Un buen comunicador es un orador? Si, ¿y que es la oratoria? La oratoria es Retórica y en su sentido más amplio, la retorica es la teoría y práctica de la elocuencia, sea hablada o escrita. La retórica hablada es la oratoria. La retórica define las reglas que rigen toda composición o discurso en prosa que se propone influir en la opinión o en los sentimientos de la gente y, en tal sentido, es una forma de la propaganda. En un sentido más estricto, la retórica se ocupa de los principios fundamentales que tienen que ver con la composición y enunciación del discurso oratorio: inventio (del verbo invenire, encontrar o definir el tema del que se va a hablar); dispositio (disposición de las partes); elocutio (elección de las palabras, ligada con el ornato (ornato. (Del lat. ornātus). m. Adorno, atavío, aparato); y las figuras); memoria (memorización) y actio (relacionada con el acto de emisión del discurso, próxima a la representación teatral). Las tres primeras son las fundamentales desde el punto de vista de la obra escrita.
4-¿Un orador es un líder? O mejor dicho, ¿un líder tiene que ser un orador? Un líder tiene que ser un orador por excelencia. Nadie sigue a un líder que no tiene un mensaje que ofrecer. Jesús vino a dar buenas noticias, a predicar la salvación, ese fue y es su mensaje. Él tuvo seguidores. Fue un excelente orador. De hecho, las multitudes lo escuchaban. Su mensaje era sencillo, persuasivo, asertivo, moral, ético, estaba bien enfocado y tenía un destino prefijado. El apóstol pablo también fue un excelente orador. Su mensaje estuvo dirigido a personas de todo nivel social. Le predico a carceleros como a reyes, a gente sencilla como a gente ilustre. Repito, un líder es un orador por excelencia. Un líder tiene un mensaje que dar. Un líder sabe lo que quiere y busca la mejor manera de comunicar su mensaje. Un líder sabe que hay un receptor que esta esperando su mensaje. Un líder tiene sentido de ubicación, es un buen observador, contextualiza la información que tiene que compartir, jamás subestima a su audiencia, sabe lo que quiere, es original, cree en lo que tiene para decir, y sabe que el mensaje que tiene que transmitir consiste en un 10% de inspiración y en un 90% de dedicación.
Julio césar cháves
www.juliochaves.blogspot.com
Publicar un comentario