sábado, 24 de diciembre de 2011

El rumor exterminador

El término rumor se refiere a especulaciones no confirmadas que procuran darse por ciertas con un objetivo determinado y que condicionan el comportamiento de la gente por encima de la información objetiva. El rumor se propaga rápidamente como un virus exterminador. Antes se rumoreaba de boca a boca pero ahora con la Internet, los blog-s , los foros y las redes sociales, muchos propagan sus rumores y se esconden detrás del anonimato o las amistades virtuales. El carácter manipulador del rumor condiciona la opinión que la gente tiene de la gente. Los políticos, los filósofos, los escritores y personas de influencia emplean el rumor como herramienta para expandir sus ideas y pensamientos, aventajando o dejando mal parados a los demás. “La verdad se difunde a paso de tortuga, el rumor se esparce con la velocidad de una liebre”.
También hay rumores cuya finalidad es el entretenimiento, el humor, la alegría, pero la mayoría de los rumores están vinculados con la descalificación y el desprecio. El rumor está fundamentado en la mentira, la exageración, la tergiversación de la información. El rumor es una forma de comunicación, la cual lamentablemente se usa para perjudicar a la gente. Olga Castro-Perea en un artículo titulado El rumor influye más que los hechos en la formación de una reputación, dice: “Los chismes afectan profundamente a la reputación de una persona y condicionan el comportamiento de los demás hacia ella por encima de la información objetiva, señala un estudio realizado en Alemania. Un experimento llevado a cabo con más de un centenar de estudiantes demostró que éstos condicionaban sus actitudes hacia el resto de los participantes en función de la información que les llegaba acerca de los otros en las conversaciones entre ellos.
El experimento demostró que los rumores podían aumentar o reducir la cooperación porque los estudiantes ajustaban su propia visión del mundo a la que le daban los demás. Los rumores afectan a la reputación de cualquiera, en el buen o en el mal sentido, incluso cuando esté constatado que son falsos, asegura una investigación reciente. Científicos alemanes han descubierto que lo que se rumorea acerca de un individuo concreto entre un grupo de personas tiene más poder en el comportamiento y juicio de éstas hacia dicho individuo que las observaciones directas acerca del mismo”.

Venga de donde venga, el rumor cautiva a la gente. “Los rumores son como la crecida de un río. No se pueden frenar”. Para finalizar debo decir que el rumor puede resultar peligroso si le prestamos oído ya que detrás de todo rumor hay cuotas de mentiras, falsedades, lo cual permea negativamente la credibilidad de la gente. Así que tengamos cuidado con los mensajes o comentarios que escuchamos. Arthur Schopenhauer dijo: "La cantidad de rumores inútiles que un hombre puede soportar es inversamente proporcional a su inteligencia”.

julio cháves

Publicar un comentario