jueves, 23 de junio de 2011

Con fuerza y energía

Muchas personas dicen que no pueden alcanzar sus objetivos porque no tienen la fuerza necesaria y dejan todo por la mitad. Se quedan sin fuerzas porque les falta motivación. El hecho es que cuando estamos motivados las fuerzas aparecen solas, pero cuando falta motivación la gente flaquea. Vale decir que la motivación es algo que no viene de afuera sino que viene de adentro. Si tenemos un sueño, si tenemos aspiraciones, seguramente estableceremos metas y en consecuencia nos estaremos auto motivando, generando fuerza y energía. Si queremos lograr algo debemos hacernos nuestras tareas con energía, voluntad, perseverancia, esmero. Escuche a un motivador decir que en la vida hay dos tipos de personas. Por un lado está la gente que espera que las cosas sucedan y por otro esta la gente que hace que las cosas sucedan. La pregunta es: ¿a qué grupo queremos pertenecer? Yo quiero ser parte de la gente que hace que las cosas sucedan. No creo en la casualidad ni en la suerte, lo que creo es que si buscamos el éxito con energía y fuerza, auto motivándonos, cambiaremos nuestra realidad y mejoraremos nuestra condición de vida.
La actitud de fuerza y energía no es una disposición innata. La adquirimos. La aprendemos. Nadie nace fuerte, la fuerza se adquiere mediante el uso de la voluntad. Cuando trabajamos para que las cosas sucedan estamos manifestando y fortaleciendo nuestra energía. Charles Chaplin es un ejemplo de energía y voluntad. Cuando era niño transcurrió su infancia vagabundeando por las calles de Londres, pero tener contacto con esas crudas realidades de su vida fueron lo que le una fuerza y energía interior inquebrantables. Se convirtió en uno de los mejores actores del mundo. Incluso filmó una memorable película sobre un vagabundo. No importa en qué condición hemos crecido o donde nos ha tocado nacer, lo importante es lo que hacemos con eso que nos pasó o nos pasa. Hagamos todo con energía y fuerza, entonces le ordenaremos al éxito que venga a nuestra vida.

Julio césar cháves www.juliochaves.blogspot.com
Publicar un comentario