domingo, 15 de mayo de 2011

Perseverancia y vocación

A todos nos gustaría trabajar de lo que nos gusta y tener éxito haciendo esa tarea, pero la realidad es que muchas veces tenemos que trabajar de cosas que no nos gustan para mantener a nuestra familia y poder pagar nuestros gastos. Podemos afirmar que la mayoría de las personas que han tenido éxito tuvieron que hacer trabajos que no les gustaron. Un ejemplo es el caso del escritor Tom Clancy, quien comenzó como agente de seguros porque tenía una familia que mantener. “Sólo pensaba en ganarme la vida. El primer empleo es como una extensión de la escuela, si se es lo suficientemente astuto para entenderlo así”, dijo Clancy, quien trabajó duro en la industria de seguros hasta sus cuarenta años cuando publicó su primera novela, que le valió fama, reconocimiento y riqueza.
Muchas veces tenemos que hacer tareas que no nos gustan empujados por factores externos, pero esta situación no es un obstáculo para que podamos alcanzar todos nuestros sueños y hacerlos realidad. Aunque tengamos que aceptar un trabajo que no tiene nada que ver con nuestra vocación, la manera que tenemos de aprovechar esa tarea es lo que determinará nuestro éxito en el futuro. Nuestra actitud ante lo que no nos gusta es el factor que determina hasta donde vamos a llegar. La enseñanza es que si valoramos todas nuestras tareas e incluso valoramos y hacemos con excelencia las tareas que no nos gustan seguramente llegaremos al éxito antes que otros.

Julio césar cháves www.juliochaves.blogspot.com
Publicar un comentario