sábado, 16 de abril de 2011

La “Esquizofrenia” espiritual

La palabra esquizofrenia, (del griego, Schizo: división o escisión y phrenos: mente), es un diagnóstico que describe un grupo de síntomas o signos que están presentes en algunas personas. Se caracteriza por una mutación sostenida de varios aspectos del funcionamiento psíquico del individuo, principalmente de la conciencia de realidad, y una desorganización neuropsicológica más o menos compleja, en especial de las funciones ejecutivas, que lleva a una dificultad para mantener conductas motivadas y dirigidas a metas, y una significativa disfunción social. El diccionario describe a la Esquizofrenia como una “enfermedad mental de base hereditaria, caracterizada por delirios, impulsos anormales, persecuciones o paranoia, alucinaciones visuales y auditivas (escuchan voces), entre otras”.
Teniendo como base este texto explicativo quiero que entremos en el tema que quiero tratar en esta nota: La “esquizofrenia” espiritual. Vale decir que esta patología espiritual la padecen cristianos que son manipulados por espíritus malignos cuyo propósito es desvirtuar y tergiversar el plan que Dios tiene con cada uno de sus hijos. Los demonios a través del condicionamiento mental siembran pensamientos que resultan incomprensibles, místicos, delirantes. El portador de tales mensajes de las tinieblas se cree único, y hasta cree que Dios tiene un trato especial con su vida, de tal forma que incluso pueden aparecer nuevas revelaciones por medio de él. Es frecuente que los cristianos que son manipulados por demonios escuchen voces, incluso audibles, que confunden y aíslan al manipulado del resto de la iglesia. La esquizofrenia espiritual se debe a espíritus malignos que entraron a la vida de la persona por intermedio de la práctica del ocultismo. La consulta a brujos, el curanderismo, la parapsicología, el tarot, el espiritismo, la medicina “holistica”, la hipnosis, entre muchas otras cosas, son la causa de esta enfermedad espiritual. La solución a esta enfermedad espiritual tiene solución y es espiritual. La forma en que un cristiano puede ser libre de esta maldición mental es a través de la renunciación a su pacto con las tinieblas. Hay que pedirle perdón a Dios a través de su hijo Cristo. El diablo induce a los cristianos al delirio y las alucinaciones. Los cristianos que desconocen las escrituras o la mal interpretan están propensos a ser presas fáciles del diablo. Satanás trabaja en la mente de la gente sembrando ideas, pensamientos equivocados, alejados de la palabra de Dios que a su vez se contraponen a la luz divina. La fe mística, mágica es tan mala como la adivinación o la idolatría. Jamás debemos creer que Dios va a ponernos por encima de los demás o va a hacer que los demás cristianos caigan humillados a nuestros pies porque nosotros creemos erráticamente que Dios nos hace mejore que nuestros hermanos. Dios no actúa de esa forma. De hecho, romanos 12: 3 dice: “Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dado”. (NVI). El cristiano que sabe que es portador de esta maldición llamada esquizofrenia espiritual debe arrepentirse de sus pecados y debe renunciar al ocultismo y la brujería. Si vivís en un mundo atestado de delirios, alucinaciones, cautivo por las mentiras de Satanás, quiero que sepas que si renunciar a las tinieblas, nuestro Señor puede iluminar tu camino con su luz y bendición. Como dijo Martín Lucero, desconfía de los pecados pequeños. Pues los pecados pequeños conducen a la destrucción mental. Que el Espíritu Santo toque tu vida y te conduzca a la libertad con que Cristo nos llamó…

Publicar un comentario