jueves, 24 de marzo de 2011

Una virtud llamada sencillez

La sencillez es una virtud y Einstein fue un hombre que conocía muy bien esta virtud. La esencia de la profundidad de Einstein radico en su sencillez. Fue y es conocido por su teoría de la relatividad, por lo cual alcanzó fama mundial. Pero su fama fue acompañada de una especie de idolatría que para Einstein resultaba incomprensible. Con gran asombro por su lado, se convirtió en una leyenda viva, en un verdadero héroe popular, considerado como un oráculo, invitado por reyes, estadistas y famosos personajes célebres y tratado por la prensa como si fuera un actor de cine más que un científico. Cuando en los días gloriosos de Hollywood, Chaplin llevó a Einstein al estreno de su película Luces de la ciudad, la multitud se amontonó junto a su coche, para ver tanto a Einstein como a Chaplin. Volviéndose desconcertado hacia su anfitrión, Einstein le preguntó: “¿Qué significa esto?”, a lo que el experimentado Chaplin respondió amargamente: “Nada”.
Ni la fama ni la vanidad lograron afectar a Einstein. En este mundo de internet, Facebook, y YouTube, en este mundo de los realitys, donde la mayoría quieren ser famosos, es de vital importancia recuperar y valorar la sencillez como una virtud fundamental. La sencillez elimina las máscaras y tiende hacia la naturalidad. Como en un motor, a mayor sencillez, menos probabilidades de avería. La sencillez denota inteligencia, madurez y sabiduría. Sencillez es buen juicio, sentido común, racionalidad. El hombre sencillo sabe lo que quiere, conoce sus limitaciones y fortalezas, busca el bien propio sin disminuir el bien ajeno. El hombre sencillo es optimista, simplifica los problemas, prospera aún en medio de la adversidad, sonríe aún en medio de la más cruel tristeza. Un hombre sencillo ocupa el lugar que le corresponde en la vida, cumple su rol como ser humano y sabe que la vida de un hombre es como un miserable borrador, un puñadito de tristezas, que caben en unas pocas líneas.

Julio césar cháves
www.juliochaves.blogspot.com
Publicar un comentario