jueves, 10 de marzo de 2011

La voluntad

La voluntad es como un músculo. Los músculos se hacen más débiles en la medida que dejan de moverse, de utilizarse y de ejercitarse. Lo mismo pasa con la voluntad, cada situación que requiere esfuerzo es una oportunidad para fortificarla, tonificarla y robustecerla, porque si no se lo hace la voluntad pierde cuerpo, forma, consistencia y fuerza. Así que si nos movemos estamos ejerciendo nuestra voluntad y estar mejorando nuestra condición de vida.
Publicar un comentario