sábado, 12 de marzo de 2011

Atrévete a volar

Para poder levantar vuelo es necesario que cancelemos nuestro pasado. El que permanece atado a su pasado permanece atado al fracaso. Es necesario que vivamos el presente y aceptemos las pérdidas del pasado. Hay muchas personas que han estado años, incluso décadas, atados al pasado y esas ataduras les han impedido avanzar y al mismo tiempo estas ataduras las han enfermado, amargado, atrofiado la mente y el espíritu. Si somos inteligentes tenemos que entender que el pasado no puede ser cambiado. Así que la única manera de cancelar nuestro pasado y ser sanos de las pérdidas es permitiéndole a Dios que sane nuestro corazón. Confesémosle a Dios las heridas del pasado y dejemos que Dios sane nuestro corazón. Dios es quien sana todas nuestras heridas. Confesemos victoria, sanidad , prosperidad y el amor de Dios hará que levantemos vuelo.

No guardemos lo malo dentro de nuestro corazón porque tarde o temprano todo sale a la luz. El hecho de confesarle a Dios audiblemente nuestros pecados hace que Dios libere nuestro corazón. La Biblia dice que el que encubre sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa alcanza la bendición. Si sacamos lo malo, lo bueno entrará. Además también dice que tenemos que confesarnos las ofensas los unos a los otros. Seguramente te paso que le contaste algo a alguien y te sentiste mejor. Hay poder en la confesión. Cuando expresamos lo que sentimos a Dios en palabras atraemos la gloria de Dios a nuestras vidas. Confesémosle todo el contenido de nuestro corazón a Dios y él conspirará a nuestro favor. Deleitémonos en la presencia de Dios y él concederá todas las peticiones de tu corazón. Confiesa tus pecados y Dios te hará levantar vuelo como las águilas. El que encubre sus pecados fracasará, pero que los confiesa prosperará.

Julio césar cháves
www.juliochaves.blogspot.com
Publicar un comentario