sábado, 22 de enero de 2011

Siempre tenemos opciones

En todo tipo de circunstancias podemos elegir con que estado de ánimo o actitud vamos a lidiar con los problemas que se nos presenten. Siempre tenemos opción. La opción es un derecho que tienen todas las personas de elegir una alternativa entre varias posibilidades. Sean cuales fueren las circunstancias que tenemos que afrontar, sean buenas o malas, nada impide que convirtamos todas las circunstancias en experiencias enriquecedoras. Saber que existen otras opciones significa mirar en torno nuestro, significa examinar la gente que nos rodea, significa preguntarnos: ¿En que puede beneficiarme esta circunstancia que estoy atravesando?

Jamás debemos permitir que nuestras propias debilidades nos sojuzguen. Los seres humanos somos fuertes y podemos saltar los obstáculos, podemos volar por encima del sufrimiento y el dolor. Otra cosa importante es no resentirnos contra la vida en general porque la vida no tiene nada de malo y siempre podemos sacarle provecho a las diferentes circunstancias. La vida es una experiencia única y podemos hacer que la adversidad trabaje para nosotros. Alguien dijo que cuando te tiren piedras hay que guardarlas para construir un castillo. Cada vez que la vida nos tire piedras tenemos que agradecerle ya que con eso vamos a construirnos. Hay que vivir con ojo avizor de tal forma que cuando vengan las oportunidades las selecciones eligiendo lo mejor para nosotros.
En su ensayo Fracasos exitosos, Bernardo Stamateas dice: “Comenzá a accionar, no esperes que el viento sople a tu favor, no esperes las mejores condiciones climáticas para empezar a remar, hacelo con el potencial y el bagaje que tenés. No esperes que tus emociones te den permiso, avanzá y, si te equivocás, volve a empezar… No importa las veces que te equivoques y vuelvas a comenzar. Redefiní el fracaso, el error y, luego, ¡revertilo! Transformalo en logros y beneficios”. (Pág. 24).
Cuando la oportunidad tarde en aparece debemos mantener una actitud positiva para que el abatimiento no ciegue nuestro entendimiento y podamos distinguir nuestra ventaja potencial. En la vida siempre necesitamos conductas alternas. Los débiles se rinden, principalmente a la parálisis emocional, tanto si esta se deriva del miedo, la cólera o la frustración, pero los fuertes siguen adelante, si se caen vuelven a levantarse, siempre mantienen una actitud de tenaz perseverancia. Por eso debemos ser inteligentes, eliminando la rigidez al máximo posible. Si creemos que hay una sola manera de hacer las cosas no vamos a saber proceder en circunstancias difíciles, pero si mantenemos nuestra flexibilidad siempre actualizada vamos a adaptarnos a todo tipo de circunstancias, mejorando nuestra posición ante la adversidad. De modo que si queremos tener éxito debemos mantener una mentalidad abierta, estimulándonos a ser flexibles. Si un camino no nos conviene hoy, quizá, mañana puede convertirse en nuestro rumbo más apropiado.

Julio césar cháves

Publicar un comentario