jueves, 2 de septiembre de 2010

La envidia, puede arruinar al progreso

Leonard Bernstein, el famoso director de orquesta, fue interrogado una vez por un admirador: “¿Cuál es el instrumento más difícil de tocar?”

Bernstein replicó sin titubear: “El segundo violín. Yo siempre puedo encontrar cantidad de primeros violines, pero encontrar a alguien que toque el segundo violín, o segunda trompeta de pistones, o segunda flauta con el mismo entusiasmo, es un problema. Y si nadie toca el segundo instrumento, no hay armonía”.

Los líderes no pueden liderar sin seguidores, colaboradores y ayudantes, aquellos dispuestos a ayudar sin tanto aplauso. Sin un liderazgo, ninguna institución u organización de ningún tipo podría ir adelante. Sin aquellos que los siguen con entusiasmo, ninguna institución tendría fuerza. ¡La envidia, entonces, puede matar tanto al progreso como a la estabilidad!

El verdadero amigo se regocija con los que triunfan, en lugar de envidiarlos. Esto a veces puede ser difícil, pero cuando el brillo del éxito o la satisfacción va disminuyendo, la amistad permanece más resplandeciente y satisfactoria.

Proverbios 17:17

En todo tiempo ama al amigo.


http://cristianos.com/2008/08/la-envidia-puede-arruinar-al-progreso/
Publicar un comentario