martes, 11 de mayo de 2010

La televisión basura y la dignidad de los argentinos


Alguien dijo que la televisión es el púlpito del diablo. Y visto y considerando el contenido de esta caja manipuladora es acertado decir esto La banalidad, la desnudez, la obscenidad, la farandulería barata llenan las pantallas de televisión.


Lo que les importa a los productores es ganar dinero con sus programas frívolos y promiscuos. Chusmerío, politiquería barata, lolas gigantes, cuerpos desnudos o semidesnudos, infidelidades de los famosos, utilitarismo mediático, pobreza intelectual, faltas de respeto y manipulación publicitaria, todo esto conforma el alimento atómico de basura televisada. “Los medios de comunicación están en manos de cultores de la estética de la basura. La televisión basura está hecha por emisores basura para receptores basura, o que muy pronto lo serán. Detrás de una pretendida autenticidad popular, se encubre el más tosco de los primitivismos, la falta de elaboración, la frontalidad sin matices, la falta de ingenio. Sólo se limitan a reproducir (con un realismo extremo: tal como la pornografía) los aspectos más ásperos, más directos de una cultura que no lo es, de una estética de la no elaboración, de un arte que detesta el arte porque no sabe hacerlo y porque es más fácil copiar la basura, copiar el lumpenaje, la marginalidad extrema que expresarla en un contexto que la respete”, dijo José Pablo Feinman, filósofo y novelista, en el diario Página 12.
Estamos cubiertos de basura, permisividad, hedonismo, materialismo y relativismo. No hay nada interesante. Un periodista le hace una entrevista a un cantante que esta drogado y no sabe ni como se llama. Otro periodista habla de los amores de una diosa de las pasarelas que ya cambió como tres “maridos”. Las noticias son poco objetivas. Se busca más el sensacionalismo que la verdad dicha con contundencia creativa. Los programas de entretenimientos se aprovechan de los teleespectadores y los utilizan para crecer en rating. Las adolescentes caminan semidesnudas por la pasarela de show match con tal de alcanzar popularidad y fama, aunque eso les cueste su inocencia y dignidad. Y Tinelli, junto a otros carnales, las miran lascivamente en presencia de los padres de las puberes. En las novelas los engaños, las infidelidades y las maldades, son moneda de todos los días. Esta es la televisión que consumimos los argentinos. Muchos de los canales de la televisión argentina, excepto algunos que son de buen contenido, (de ahí su falta de popularidad), representan el nivel de degradación que nos caracteriza como sociedad. Únicamente interesa si te hiciste alguna cirugía estética y si quedaste como Luciana Salazar o como alguna otra loca de la pantalla psicolodélica, tenés cabida en el púlpito del diablo. La competencia capitalista por parte de los medios privados es escandalosa y destructiva pàra los televidentes. “La manera en que la televisión y la radio trabajan el vocabulario, banal, escandaloso, promiscuo, es una farandulización no solo de la política sino también de la tarea comunicativa, en la que se banaliza todo aquello que forma parte de la realidad. Se banaliza la identidad, las discusiones y los modos donde pareciera ser que se descubre que nada es serio, que nada es cierto”, afirmó el sociólogo Nicolás Casullo.
Las productoras se llenan de plata y nosotros nos dejamos llenar la cabeza con basura. Le llamamos humor a la burla y la ironía. Le llamamos belleza a la vulgaridad. Le llamamos espectáculo a los programas de chismes. Llamemos a las cosas por su nombre. La basura es basura. Seamos receptores activos, selecciones el contenido de los programas. Llenemos nuestras cabezas de cosas interesantes, edificantes, culturales. Finalmente quiero compartir con ustedes la opinión de algunos individuos que definieron realmente lo que es la televisión: La televisión será la base de la opinión pública. Ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine La dependencia de las personas de la televisión es el hecho más destructivo de la civilización actual.Robert Spaemann La televisión puede darnos muchas cosas, salvo tiempo para pensar.Bernice Buresh. La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural.Federico Fellini


Julio César Cháves. Escritor78@yahoo.com www.juliochaves.blogspot.com
Publicar un comentario