domingo, 21 de marzo de 2010

Madres Adolescentes


El embarazo adolescente es un fenómeno social.
Comienzan los juegos sexuales durante la pubertad
Y en un momento de desenfreno, sin planearlo, quedan embarazadas.

Las estadísticas nacionales señalan que el 25 % de los embarazos suceden en adolescentes. El organismo de estas púberes no esta preparado ni psicológicamente ni físicamente para recibir en su seno a un nuevo ser y darle la atención debida. Esta inmadurez física y psicológica explica las complicaciones que surgen durante la preñes de estas niñas, como por ejemplo cuadros de anemia profunda, depresión, intentos de suicidio, sentimientos de culpabilidad, anorexia, etc. Una vez que llega el parto, el médico obstetra advierte que a menudo la joven parturienta no presenta los diámetros pélvicos adecuados para dar a luz al niño y en consecuencia el cirujano debe practicar una cesárea con todos los riesgos que ello implica.

Como si estas complicaciones fueran pocas, luego de dar a luz, la madre adolescente se encuentra con que no dispone de ingresos propios para atender a su hijo y ni tiene idea del problema en que se ha metido. Además, su púber marido la ha abandonado debido a su falta de preparación para lidiar con este compromiso. El dramático fenómeno de las madres adolescentes tiende a acrecentarse, pues el inicio precoz de las relaciones sexuales tenidas en el cincuenta por ciento de los casos es antes de los quince años. La falta de conocimientos de métodos anticonceptivos y otras características de la pubertad, conlleva una alta tasa de embarazos no deseados.

Este drama de las madres adolescentes se ha impregnado en todos los sectores de la sociedad. No se crea que la precocidad de las relaciones sexuales sea exclusiva de los sectores marginados de la sociedad, ya que encuestas realizadas en escuelas y colegios donde acuden padres de buenos ingresos mensuales, se presentan con cada vez más frecuencia de casos de alcoholismo, drogadicción y embarazos no deseados. En el caso de los jóvenes de mejor estatus social no es por causa de falta de educación, sino que los padres ocupados por ganar plata o conseguir un estatus social más elevado, no se comunican con sus hijos, no crean un clima de confianza y no les imparten información que puede impedir que sus hijos sucumban ante las malas costumbres y las pasiones desenfrenadas.

En lo referente a soluciones que los padres deben hablar abiertamente sobre el tema del sexo con sus hijos, aportándoles información sobre los diferentes métodos anticonceptivos. Asimismo es indispensable que los padres consoliden hogares verdaderos, en los cuales ellos den un buen ejemplo, que no tengan una doble vida y que recurran a los valores morales para dominar los impulsos y dominar los excesos. El buen ejemplo de los padres y la información pertinente sobre profilaxis, contribuirá a que los adolescentes lidien con el tema de la sexualidad a su tiempo y sin transformarse en madres antes de tiempo.


Julio Cèsar Cháves.
Escritor78@yahoo.com.ar

Publicar un comentario