viernes, 26 de marzo de 2010

Indecisos

Dudan. No saber elegir. No saber que hacer. Son complicados. Son problemáticos. Son indecisos. En esta nota vamos a abordar el tema de la indecisión que lamentablemente hace que muchas personas eventualmente se queden sin el pan y sin la torta y pierdan oportunidades.

Las personas que tienen dificultad para decir se hacen cientos y cientos de preguntas antes de elegir. Muchas veces debido a su actitud de indecisión pierden oportunidades. Postergar la toma de decisiones es para los indecisos la posibilidad de dejar todo como esta. Tienen miedo a equivocarse, a perder algo, a arrepentirse y a causa de esto no se arriesgan. Sentirse indeciso alguna vez en la vida no tiene nada de malo, lo complicado es cuando la indecisión de transforma en el eje de nuestra conducta.”Una elección, inevitablemente implica una renuncia. “Soltar” alguna posibilidad. Pero hay personas que no pueden elegir una entre todas las alternativas que se les presentan. Evitar la decisión y persistir en la duda es, inconscientemente para ellos, una manera de no tener que descartar alguna posibilidad”, dice
Alice M. Pollina.
Durante la pubertad los humanos son indecisos. Es normal que en esta etapa de la vida debiten y no sepan optar por una alternativa. Así, cuando los adolescentes pasan al mundo adulto y permanecen siendo indecisos ahí se complican las cosas. “En la indecisión, en algún lugar virtual de alguna manera se sigue teniendo todo como posibilidad. En el momento en que se efectúa la elección, esa imaginaria posibilidad de tener todas las opciones se esfuma –explica Silvia Maldonado, Licenciada en psicología de la Fundación CIAP-. -. Por lo general, los indecisos son personas que buscan la completud con aquello con lo que quieren encontrarse y eso es imposible”.
Los indecisos jamás se sienten seguros y conformes con lo que han elegido. Se preguntan constantemente sin se habrán equivocado. Esto les impide disfrutar de la vida y de las personas que les rodean. En las parejas la indecisión puede ser perjudicial. Debido a indecisiones permanentes surgen las polémicas y las discusiones. El no saber elegir, el no saber que hacer, es una cualidad corrosiva para las relaciones de pareja. “Es muy probable que alguien a quien le cuesta decidirse, en su vida afectiva, siempre esté dudando entre dos o tres personas o que exprese que armaría su pareja ideal con el carácter de tal y los ojos de fulana y el pelo de mengana”, sigue diciendo la citada psicóloga.
Algunos psicólogos, psicoanalistas y psiquiatras arguyen que los indecisos son personas que durante su adolescencia han tenido que lidiar con padres perfeccionistas o exigentes. Entonces a través de los años eso generó inseguridad y miedo en la toma de decisiones. Vale recordar que decir significa extirpar, cortar, elegir una cosa y dejar otras de lado. Como el indeciso sabe que su decisión va a afectar su entorno cambiando algunas cosas, quiere dejar todo tal cual esta para no correr el riesgo de equivocarse, pero como dijo Benjamín Franklin, “la indecisión es la peor decisión”. Finalmente quiero decir que obvio que muchas veces las personas somos indecisas y nos resulta complicado elegir una cosa u otra, pero es inevitable escoger y hacer algo aunque eso implique consecuencias y un riesgo. Hay personas que aplazan indefinida e interminablemente la toma de decisiones, creándose de este modo un estado de inseguridad e incertidumbre que no conduce a nada. Hay que ser valientes y tomar las riendas de la propia vida ya que la vida es corta y las buenas oportunidades no sobreabundan. “El más terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza perdida” dijo el poeta y dramaturgo español Federico García Lorca.


Julio César Cháves
escritor78@yahoo.com.ar www.juliochaves.blogspot.com
Publicar un comentario