miércoles, 24 de marzo de 2010

El pollito, el huevo y la capacidad de crecer

El huevo es el hogar del pollito. Allí esta calentito, tiene seguridad y tranquilidad. Se siente cómodo. Pero cuando pasa el tiempo el pollito va creciendo y este se da cuenta de que el huevo le queda chico. Comienza a sentir que su libertad esta restringida y que no tiene espacio para moverse y que fue creado para estar en un espacio más grande, donde pueda moverse con más libertad. En la vida todos crecen y los pollitos crecen. Fueron creados para crecer. Ya que creció y ya no puede estar dentro del huevo porque este habitad le queda chico, el pollito comienza a pica la cáscara del huevo, haciendo un orificio para salir al exterior.

Rompe la cáscara porque esta preparado para nuevos desafíos, nuevos horizontes. Lo mismo que hacen los pollitos hacemos los seres humanos. Vamos creciendo y muchas veces necesitamos romper cáscaras que nos abran hacia nuevos caminos, nuevos destinos, nuevos horizontes. Debemos perseverar, ir hacia delante, progresar. Los que se quedan en el tiempo terminan derrotados, pero los que avanzan con el tiempo se adaptan a todas las circunstancias y van adquiriendo nuevas y variadas experiencias que los enriquecen y los convierten en personas con más capacidad para lidiar con los problemas de la vida. Es que para crecer hay que romper cáscaras e ir hacia lo desconocido. La comodidad es buena, pero si nos acostumbramos a ellas podemos sumirnos en la apatía y la pereza. Y la pereza conduce al fracaso. Nada llega porque si. Necesitamos luchar para salir adelante. Necesitamos capacitarnos. No necesitamos ver para creer sino creer para ver. Si creemos que vamos a llegar a la victoria, entonces rompamos la cáscara que nos separa de lo nuevo. La perseverancia consiste en constantes nuevos comienzos. Todos los días tenemos que comenzar de nuevo. Todos los días tenemos que resolver problemas. Hay muchos ejemplos de personas que rompieron la cáscara para ir hacia el éxito. Edison llevo a cabo cientos y cientos de experimentos para inventar la bombilla eléctrica. Los hermanos Wrights lucharon contra la burla de los hombres y falta de recursos, pero después de construir muchos aparatos con la intención de volar, fabricaron el primer avión y llevaron a la humanidad hacia el cielo. Abrahán Lincoln para llegar a ser presidente de los estados unidos tuvo que pasar por muchos fracasos, pero esos fracasos lo prepararon para que llegara a ser un buen estadista y líder político y moral. Si queremos lograr algo debemos poner manos a la obra y trabajar. En su ensayo La conquista de la voluntad, el psiquiatra Enrique Rojas dice que la voluntad es lo que nos ayuda a dominar nuestra vida y alcanzar la realización y felicidad personal. Con esfuerzo, voluntad, tenacidad, sin rendirnos jamás, podemos conseguir grandes logros. Con voluntad todo se puede conseguir. “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”, dijo Albert Einstein.


julio césar cháves www.juliochaves.blogspot.com
Publicar un comentario