miércoles, 14 de marzo de 2007

AMBICION DE PODER.

El ser humano ama el poder. Dinero es poder. Ropa de moda es poder. El poder les ordena a los hombres que no se rebajen. Adán y Eva querían poder y comieron del fruto prohibido. Todos buscamos poder. Pero algunos lo buscan salvajemente. Algunos individuos buscan el poder descalificando, humillando, presionando, manipulando, y engañando a sus semejantes. Todos aman la tentación de tener el control, de ser Dios. Hay políticos que aman más al poder que al pueblo que lideran. Hay líderes religiosos que aman más al poder que a sus familiares. Friedrich Nietzche dijo: “Cuando me encuentro con una criatura, me encuentro la voluntad de poder”.
Con tal de obtener poder el hombre es capaz de cualquier cosa. Hitler asesinó a millones de judíos por poder. Caín asesinó a Abel por poder. Borges escribió grandes obras por poder. El león es el rey de la selva por poder. Andar bien en los negocios es igual a poder. Poseer un doctorado en lo que sea es igual a poder. Usar traje es igual a poder. Napoleón pensó: “Sólo hay dos poderes en el mundo: la pluma y la espada”. Félix de Azúa dijo: Nuestra sociedad es nihilista por al incapacidad de fundar ningún valor que no esté basado en la voluntad de poder”.
Un padre autoritario ambiciona poder. Un hombre que mira los defectos de su esposa tiene hambre de poder. Un niño que le quiere ganar todas las bolitas a otro niño ambiciona poder. Una mujer que no respeta a su marido anhela poder. Un suegro o una suegra que se mete en la vida de pareja de sus hijos busca poder. Un hijo que no honra a sus padres desea poder. Muchos buscan el poder de modo encubierto. Desde que el primer hombre fue creado siempre ha luchado por ser mejor que su prójimo. Nuestro mundo está lleno de individualistas que ansían poder. Honoré de Balzac escribió: “Todo poder es una conspiración permanente”. Y un proverbio chino nos advierte: “El poder es el mayor enemigo de su dueño”.
El poder es un palo enjabonado. Ser excelente no tiene nada de malo. Ser excelente por poder es otra cosa. Estudiar de medico para ganar dinero es igual a desear poder. Ser medico, Favaloro es un ejemplo, para mejorar la calidad de vida de la gente es igual a ser excelente. Estudiar leyes para defender a los inocentes es amar la justicia. Ser abogado para defender al diablo es igual a vanidad. Ser comerciante honesto es igual a vender las cosas a un precio justo. Manipular los precios en nombre de la inflación es igual a ser un comerciante que ama las cosas y la plata por sobre todas las cosas. Ser líder religioso, conforme a la voluntad de Dios, es estudiar la Biblia profundamente y practicarla y predicar de modo profundo e inspirador, de modo tal que produzca en la gente cambios positivos. Ser líder religioso trucho es igual a predicar las verdades de la Biblia y luego dejar al pobre de lado. Leonard Cohen dijo: “Con el poder mantenemos una relación ambigua: sabemos que si no existieran los gobiernos, los hombres se abrazarían”. “El poder, como terrible pestilencia, corrompe”, declaró Percey Shelley.
Los hombres se han tornado soberbios por el afán de poder. Hay hermanos que están desunidos por poder. Hay familias que se han roto por poder. Hay mujeres que han engañado a sus maridos por poder. Hay personas que han matado a alguien por poder. Los seres humanos han sido salvajes unos con otros por poder. Por eso el mundo está cómo está. Mateo 16:26 nos exhorta: “¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?”.
¡El poder humano es igual a egoísmo Humano!

Julio C. Cháves.
Publicar un comentario